Videojuegos que expanden la islamofobia

08.02.2017

Decía el antropólogo Clifford Geertz que la cultura es la forma humana de dotar de significado al mundo que nos rodea. El cine, la música, la literatura o el arte son herramientas de las que nos valemos para interpretar, reproducir, mantener y transformar dicho significado. Es imposible conocer el sentido profundo de una obra cultural sin estudiar el contexto en el que ha sido creada y situarla en las coordenadas esenciales del tiempo y el espacio. Si una de estas coordenadas cambia, la representación cultural deberá cambiar también para poder adaptarse a la nueva situación. Los videojuegos no se encuentros ajenos a esta lógica, puesto que como todo producto cultural, responden a cuestiones puramente humanas.

Los videojuegos, y las representaciones étnicas, de género y edad que desprenden, responden a la necesidad de dotar de significado el mundo que nos rodea y dentro de ellos, por supuesto, se esconde la idiosincrasia particular de occidente y todos sus prejuicios e ideas preconcebidas sobre las demás culturas, como ocurre por ejemplo cuando un videojuego sitúa su acción en un país de Oriente.

Si hacemos un recorrido por los juegos que sitúan su acción en ambientes y países de Oriente encontramos tres tipos de juegos. El primero, anteriores al año 2001, relacionados con la Guerra del Golfo; el segundo, posteriores al año 2001, relacionados con ambientes bélicos y el terrorismo internacional; y el tercero, una categoría ajena a las dos anteriores, trata sobre el misterio y el exotismo de oriente centrado en el robo de reliquias y acciones arqueológicas influenciadas por el olor de Indiana Jones con exponentes tan conocidos como la saga del Príncipe de Persia, Uncharted o Tomb Raider.

Fuente: 

https://ongmusulmanesporlapaz.es/2017/02/01/videojuegos-que-expanden-la-islamofobia/