La mezquita no da miedo

23.05.2017

No parece una mezquita, sino una nave más del polígono industrial de Betoño de Vitoria, a las afueras de la capital vasca. El oratorio Annour ('claridad' en árabe) se esconde tras dos puertas de garaje, una para varones y otra para mujeres. Son exactamente las 14.08 horas del viernes, el día grande de los musulmanes como el sábado lo es para los judíos y el domingo para los cristianos.

Una decena de filas de hombres orientados a la Meca y perfectamente alineados y coordinados se agachan, se arrodillan y se vuelven a levantar al ritmo de los repetidos 'Al·lahu-àkbar' ('Alá es grande') del imam. El suelo, por comodidad, está enmoquetado. Ellas, se supone, repiten el ritual, aunque quedan ocultas tras una lona oscura. Mientras, en el vestíbulo, dos agentes de la Inteligencia de la Ertzaintza con traje, corbata e insignia del cuerpo en la solapa se quitan los zapatos en señal de respeto. Están en el templo para compartir con esa comunidad musulmana un mensaje de prevención de la radicalidad en un contexto de alerta global por la amenaza del yihadismo.

"Arratsalde on. Buenas tardes. As-salamu alaykum. Somos policías y trabajamos en la Ertzaintza, en la Oficina Central de Inteligencia. Somos la Policía de la gente que vive en Euskadi, por lo tanto, también vuestra Policía", se presenta C. Este agente es analista de la unidad antiyihadista de la Policía vasca, una brigada reforzada en los últimos años por la nueva situación internacional y por la menor necesidad de efectivos para la lucha contra ETA y su entorno. El funcionario puntualiza que "no hay ningún problema" en que los feligreses, casi un centenar, le graben (alguno la hace con un móvil) y, de hecho, este viernes está acompañado por un periodista y tres compañeras que se han tenido que cubrir con un velo.


Fuente: 

https://www.eldiario.es/norte/euskadi/mezquita-miedo-Ertzaintza-yihadismo-Euskadi_0_645336510.html