El protocolo contra la radicalización islamista en las aulas: ¿prevención o estigma?

07.05.2017

Con la idea de que la mejor prevención de la violencia es una buena educación, la Generalitat anunciaba en noviembre de 2015, tras los atentados de esa semana en París, que trabajaría para detectar la radicalización yihadista en las escuelas.


El protocolo conjunto de los Mossos y el Departamento de Enseñanza no se puso en marcha hasta finales del año pasado. Ahora, varias voces musulmanas y antirracistas cuestionan qué tipo de prevención se está haciendo, sobre quién se pone el foco y cómo se crea el estigma. Desde Enseñanza destacan que quieren prevenir todo tipo de radicalismos, pero el nombre de la medida es claro: Protocolo de prevención, detección e intervención de procesos de radicalización islamista (Proderai).


El protocolo, que se puede consultar aquí, incluye una propuesta pedagógica para trabajar en diversos niveles educativos después de un atentado, recomendaciones para prevenir factores de riesgo (como presentar "modelos de éxito" invitando personas musulmanas los centros), formaciones a directores y directoras de centros, y mecanismos como las Juntas Territorial de Evaluación y Seguimiento, formadas por Ensenyament, Mossos y policías locales, a las que los docentes deberían elevar posibles casos de radicalización.


La subdirectora general de Apoyo y Atención a la Comunidad Educativa del departamento de Enseñanza, Gené Gordó, asegura que hay que "evitar polarizaciones y estigmatizaciones de la población, trabajar la radicalización en general, tanto la islamista como la xenófoba". Por ello, en paralelo al Proderai ya existía previamente un Protocolo de prevención, detección e intervención ante situaciones de odio y discriminación. Esto, sin embargo, no ha evitado las críticas a que el protocolo contra la radicalización ponga el énfasis en la que se llama islamista.


Fuente: 

https://www.eldiario.es/catalunya/educacion/protocolo-radicalizacion-islamista-prevencion-estigma_0_639736739.html